Equipos agrícolas

Tratamiento de superficies

Los láseres son capaces de calentar áreas específicas con gran rapidez y, por tanto, son aptos para diversas aplicaciones de aplanado y tratamiento térmico de superficies, entre ellas, el endurecimiento, la aleación y el plaqueado por láser. El endurecimiento por láser es, hasta la fecha, el método más extendido de tratamiento térmico de superficies por láser. Por lo general, se utiliza un gas de protección para proteger el metal de la oxidación. Casi siempre se utilizan el argón o el nitrógeno.

Otras aplicaciones

Información de contacto

Nombre del productoDescripción/ventajasDescargas
Gases

Gases de protección
Argón

Los láseres son capaces de calentar áreas específicas con gran rapidez y, por tanto, son aptos para diversas aplicaciones de aplanado y tratamiento térmico de superficies, entre ellas, el endurecimiento, la aleación y el plaqueado por láser. El endurecimiento por láser es, hasta la fecha, el método más extendido de tratamiento térmico de superficies por láser. Por lo general, se utiliza un gas de protección para proteger el metal de la oxidación. Casi siempre se utilizan el argón o el nitrógeno.

Los láseres son capaces de calentar áreas específicas con gran rapidez y, por tanto, son aptos para diversas aplicaciones de aplanado y tratamiento térmico de superficies, entre ellas, el endurecimiento, la aleación y el plaqueado por láser. El endurecimiento por láser es, hasta la fecha, el método más extendido de tratamiento térmico de superficies por láser. Por lo general, se utiliza un gas de protección para proteger el metal de la oxidación. Casi siempre se utilizan el argón o el nitrógeno.

Nitrógeno

Los láseres son capaces de calentar áreas específicas con gran rapidez y, por tanto, son aptos para diversas aplicaciones de aplanado y tratamiento térmico de superficies, entre ellas, el endurecimiento, la aleación y el plaqueado por láser. El endurecimiento por láser es, hasta la fecha, el método más extendido de tratamiento térmico de superficies por láser. Por lo general, se utiliza un gas de protección para proteger el metal de la oxidación. Casi siempre se utilizan el argón o el nitrógeno.

Los láseres son capaces de calentar áreas específicas con gran rapidez y, por tanto, son aptos para diversas aplicaciones de aplanado y tratamiento térmico de superficies, entre ellas, el endurecimiento, la aleación y el plaqueado por láser. El endurecimiento por láser es, hasta la fecha, el método más extendido de tratamiento térmico de superficies por láser. Por lo general, se utiliza un gas de protección para proteger el metal de la oxidación. Casi siempre se utilizan el argón o el nitrógeno.

X

Esta página utiliza cookies para almacenar información en su ordenador. Algunas son esenciales para el funcionamiento de nuestra página web; otras nos ayudan a entender mejor a nuestros usuarios. Con la mera navegación por esta web, usted acepta la instalación de estas cookies. Lea nuestro Aviso Legal para más información.

>Cerrar