Soldadura y corte

Corte por oxicombustión

El corte por oxicombustión es el proceso más extendido para el corte de aceros dulces y aceros de baja aleación. El proceso se puede aplicar para el intervalo de grosores completo que oscila desde 1 mm hasta 2500 mm (0,04-100 pulg.), ofrece un corte de excelente calidad y los gastos de versión son reducidos. Asimismo, se trata de un proceso que se puede mecanizar fácilmente. El corte por oxicombustión es un proceso de combustión. Mediante la inyección de oxígeno se quema el metal en una sección estrecha para realizar el corte y se eliminan los productos de combustión (escoria) de la ranura. La pureza del oxígeno de corte es de gran importancia para la velocidad de corte que se puede alcanzar. Cuanto mayor sea el nivel de pureza, mayor será la velocidad de corte.

Otras aplicaciones

Información de contacto

Nombre del productoDescripción/ventajasDescargas
Gases

Gases combustibles
Acetileno

El acetileno es el combustible principal de las soldaduras por oxicombustible y es el combustible idóneo para los trabajos de reparación y los trabajos generales de corte y soldadura. Produce la llama principal más caliente y concentrada de todos los gases combustibles industriales. Su valor calorífico es bastante bajo, pero la parte emitida por la llama principal es muy alta, de aproximadamente el 30%, lo que hace del acetileno el gas combustible que genera el máximo calor en la llama principal.

El acetileno es el combustible principal de las soldaduras por oxicombustible y es el combustible idóneo para los trabajos de reparación y los trabajos generales de corte y soldadura. Produce la llama principal más caliente y concentrada de todos los gases combustibles industriales. Su valor calorífico es bastante bajo, pero la parte emitida por la llama principal es muy alta, de aproximadamente el 30%, lo que hace del acetileno el gas combustible que genera el máximo calor en la llama principal.

Gases de asistencia y para corte
Oxígeno

En la llama de precalentamiento, un gas combustible se quema en oxígeno generando calor. La llama consiste en una zona de combustión interna y otra externa. El objetivo principal de la llama de precalentamiento en la mayoría de sus usos es el de alcanzar un calentamiento local rápido. Por ello, el gas empleado debe presentar una serie de propiedades de combustión. En el corte, no es la llama de precalentamiento la que realiza la operación de corte, sino una inyección de oxígeno. La inyección de oxígeno oxida el metal, con la evolución del calor, y expulsa los productos de combustión (la escoria) de la ranura. La finalidad de la llama de precalentamiento es calentar el metal a la temperatura de ignición, respaldar el proceso de corte y apoyar la inyección de corte por oxígeno.

En la llama de precalentamiento, un gas combustible se quema en oxígeno generando calor. La llama consiste en una zona de combustión interna y otra externa. El objetivo principal de la llama de precalentamiento en la mayoría de sus usos es el de alcanzar un calentamiento local rápido. Por ello, el gas empleado debe presentar una serie de propiedades de combustión. En el corte, no es la llama de precalentamiento la que realiza la operación de corte, sino una inyección de oxígeno. La inyección de oxígeno oxida el metal, con la evolución del calor, y expulsa los productos de combustión (la escoria) de la ranura. La finalidad de la llama de precalentamiento es calentar el metal a la temperatura de ignición, respaldar el proceso de corte y apoyar la inyección de corte por oxígeno.

Etileno



Gas natural (metano)

El gas natural está formado principalmente por metano. Su composición y, por tanto sus propiedades de combustión, varían según los diferentes yacimientos de gas natural. El gas natural se emplea principalmente con fines de calefacción, aunque también se puede utilizar, por ejemplo, para el corte si ha sido previamente instalado en las instalaciones. El metano tiene un bajo valor calorífico y una pequeñísima parte de este se produce en la llama principal.

El gas natural está formado principalmente por metano. Su composición y, por tanto sus propiedades de combustión, varían según los diferentes yacimientos de gas natural. El gas natural se emplea principalmente con fines de calefacción, aunque también se puede utilizar, por ejemplo, para el corte si ha sido previamente instalado en las instalaciones. El metano tiene un bajo valor calorífico y una pequeñísima parte de este se produce en la llama principal.

Hidrógeno

El hidrógeno es un gas muy inflamable que arde con una llama invisible. Combinado con aire y oxígeno, es explosivo en una amplia variedad de mezclas. La mezcla de dos partes de hidrógeno y una parte de oxígeno se conoce comúnmente como oxihidrógeno o aire explosivo. El hidrógeno también se puede utilizar como gas combustible, por ejemplo, para el corte con gas. La temperatura y la intensidad de su llama son menores que las del acetileno y muchos otros gases, pero mayores que las del propano y el gas natural.

El hidrógeno es un gas muy inflamable que arde con una llama invisible. Combinado con aire y oxígeno, es explosivo en una amplia variedad de mezclas. La mezcla de dos partes de hidrógeno y una parte de oxígeno se conoce comúnmente como oxihidrógeno o aire explosivo. El hidrógeno también se puede utilizar como gas combustible, por ejemplo, para el corte con gas. La temperatura y la intensidad de su llama son menores que las del acetileno y muchos otros gases, pero mayores que las del propano y el gas natural.

Mezclas de gases combustibles

Existen diversas mezclas de gases combustibles de formulación propia en los que el componente activo está formado por metilacetileno o propadieno. Estos dos gases generan gran cantidad de energía pero son explosivos. Por este motivo, se añaden estabilizadores, preferentemente, propano, propileno y butano. Las mezclas de gases que contienen metilacetileno o propadieno son las que producen una llama de mayor temperatura, casi como la del acetileno.

Existen diversas mezclas de gases combustibles de formulación propia en los que el componente activo está formado por metilacetileno o propadieno. Estos dos gases generan gran cantidad de energía pero son explosivos. Por este motivo, se añaden estabilizadores, preferentemente, propano, propileno y butano. Las mezclas de gases que contienen metilacetileno o propadieno son las que producen una llama de mayor temperatura, casi como la del acetileno.

Propano

El propano tiene un valor calorífico más alto por kg de gas que el acetileno pero genera una menor porción de este calor en la llama principal. La temperatura de llama es inferior y el requisito de oxígeno es aproximadamente 4 veces superior al del acetileno.

El propano tiene un valor calorífico más alto por kg de gas que el acetileno pero genera una menor porción de este calor en la llama principal. La temperatura de llama es inferior y el requisito de oxígeno es aproximadamente 4 veces superior al del acetileno.

Propileno

Las propiedades del propileno son similares a las del propano. El valor calorífico es más o menos el mismo en los dos gases, pero el propileno genera una mayor proporción de su calor en la llama principal, por lo que consigue una llama más caliente y eficiente que el propano.

Las propiedades del propileno son similares a las del propano. El valor calorífico es más o menos el mismo en los dos gases, pero el propileno genera una mayor proporción de su calor en la llama principal, por lo que consigue una llama más caliente y eficiente que el propano.

Servicios

Formación

La formación puede incluir seguridad de las atmósferas de gases, propiedades de los gases, aplicaciones de tratamiento de metales, la norma NFPA 86, requisitos de los paneles de control de las tuberías y los caudales, y solución de problemas relativos a las atmósferas. Esta información puede serle de ayuda para asegurar las condiciones de seguridad de las operaciones en hornos y prevenir accidentes.

La formación puede incluir seguridad de las atmósferas de gases, propiedades de los gases, aplicaciones de tratamiento de metales, la norma NFPA 86, requisitos de los paneles de control de las tuberías y los caudales, y solución de problemas relativos a las atmósferas. Esta información puede serle de ayuda para asegurar las condiciones de seguridad de las operaciones en hornos y prevenir accidentes.

Servicios de auditoría/detección de fugas

Nuestros ingenieros de aplicaciones pueden trabajar conjuntamente con el personal de su planta para analizar y conocer en profundidad el proceso al completo. Basándonos en estos análisis y sus necesidades, podemos recomendarle soluciones de mejora de los procesos que se reflejen en la calidad y uniformidad del producto y, además, optimicen el uso del gas. Los servicios de Carburos Metálicos incluyen: comprobación de fugas, perfilado en los hornos, calibración analítica, solución de problemas en los procesos de análisis de gases y revisión de los procesos en general.

Nuestros ingenieros de aplicaciones pueden trabajar conjuntamente con el personal de su planta para analizar y conocer en profundidad el proceso al completo. Basándonos en estos análisis y sus necesidades, podemos recomendarle soluciones de mejora de los procesos que se reflejen en la calidad y uniformidad del producto y, además, optimicen el uso del gas. Los servicios de Carburos Metálicos incluyen: comprobación de fugas, perfilado en los hornos, calibración analítica, solución de problemas en los procesos de análisis de gases y revisión de los procesos en general.

X

Esta página utiliza cookies para almacenar información en su ordenador. Algunas son esenciales para el funcionamiento de nuestra página web; otras nos ayudan a entender mejor a nuestros usuarios. Con la mera navegación por esta web, usted acepta la instalación de estas cookies. Lea nuestro Aviso Legal para más información.

>Cerrar